Descubre el poder de los aceites esenciales (1 de 3)

Los aceites esenciales trabajan a nivel físico pero no solamente.

Su capacidad de conectar con nosotros a tantos niveles, y su naturaleza sutil y poderosa a la vez, me cautivaron desde el principio. Y desde entonces, no dejo de aprender de un lenguaje que vino a enriquecer mi trabajo, mi vida y mi salud.

En estos años he dejado que se cuelen en las partes de mi trabajo donde tengo un vínculo más directo con vosotras, como la consultoría o los retiros.

Pero no quería dejar de publicar esta serie de tres post con las ideas básicas para un uso responsable de la aromaterapia.

Uno que mezcla intuición, moderación e información.

¿Te apetece descubrirlo conmigo?

Hablar de aceites esenciales para mi significa hablar de una de esas cosas que más que contarlas hay que experimentarlas. Una de esas realidades que cada uno tiene que probar en su propia piel, nunca mejor dicho. Y no sólo para poder entenderlos bien sino porque los aceites esenciales funcionan con lo que somos cada uno.

Y lo hacen, además, a muchos niveles a la vez.

Para mí son luz, equilibrio y riqueza.
 Un lenguaje apasionante lleno de matices y de las personalidades de cada planta que, sobre todo, me ha conquistado por la frecuencia interior que despiertan en nosotros. Y por lo bien que funcionan.

Su química es natural y por esa razón nuestro cuerpo la reconoce y reacciona. Nuestra naturaleza se entiende con la de los aceites de una manera asombrosa y juntos se encuentran para trabajar en una frecuencia que yo visualizo en algún lugar entre la mente, las emociones y el cuerpo.

Despiertan nuestros sentidos y nos 
ayudan a volver, una y otra vez, a nuestro equilibrio

Pero usar aceites esenciales no tiene que ver sólo con lo asombrosos que estos sean.

Casi tan importante como ellos, o más, me parece el contexto en el que lo usamos. Y concretamente en cuál sea nuestra predisposición por lo natural y la manera que tengamos de entender nuestra salud.

Diría que tengo especial debilidad por ellos porque nos ayudan a ponernos al cargo. A dejar de ser pasivos para empezar a escuchar y atender nuestras necesidades. Nos devuelven parte del poder y el amor perdido sobre nuestros cuerpos y nuestras emociones. 

Y nos ayudan a encontrar cada vez un equilibrio más profundo.

Podemos ser pacientes y sentirnos enfermos. O podemos escuchar las señales de nuestro cuerpo, tratar de entenderlas y ver las enfermedades como equilibrios rotos. Podemos ser pasivos o creer en nuestro poder de curación

Zapatos Andrea Amoretti. Lo importante no son cuántos sino cuáles - 4
Zapatos Andrea Amoretti. Lo importante no son cuántos sino cuáles - 6

Para mí la aromaterapia es poner los sentidos a trabajar a nuestro favor

Técnicamente los sentidos más implicados son el olfato y el tacto. Algo en sí mismo muy relevante ya que son dos de los que más necesitamos rescatar. En líneas generales, se puede decir que cuando usamos los aceites esenciales de manera tópica sobre la piel estamos tratando más la parte física y que cuando los olemos estamos tratando la parte más emocional.

Pero enseguida descubres que es imposible separar una cosa de la otra porque somos un todo. Y ahí es cuando se hace más clara esa frecuencia interior a la que me refería al principio en donde mente y cuerpo se entienden y encuentran.

Creo que también tienen el poder de despertar los demás sentidos y con todos ellos «en marcha» que nos sea mucho más fácil usar todos nuestros sextos sentidos: el sentido común, la intuición, la creatividad, la imaginación, la sensibilidad…

Y descubrir que, en realidad, estamos hechos de muchos más que de cinco sentidos.

Es obvio que no todos vamos a estudiar aromaterapia. Y tampoco es necesario ser profesional para poder usar aceites esenciales.

Me parece importante situarlos dentro del uso responsable pero sin descartar la intuición. 

Es importante entender cómo funcionan, ser conscientes de que una sola gota es ya muy poderosa, que no son una moda, y que sirven para mucho mas que hacer que una estancia huela rico.

Tres reglas básicas para usar aceites esenciales: moderación, información e intuición

Me parece también importante comprar marcas que nos den ese apoyo necesario, tener libros de consulta a mano y contar con el apoyo de profesionales que sepan más que tú. Y formarse, aunque sólo sea a nivel doméstico, para poder integrar en nuestra vida un lenguaje tan valioso.

Decía Kipling que los olores son más seguros que los sonidos o las imágenes para quebrar los hilos del corazón. Expresando de una manera preciosa que la vinculación entre el olfato y nuestras emociones es muy profunda. Con los olores generamos vínculos y recuerdos construyendo con ellos una gran parte de nuestra historia. Aunque no siempre seamos conscientes.

Ningún otro de nuestros sentidos actúa tan directamente en el ámbito primitivo de la mente y se cuela mejor en ese lugar atemporal donde viven nuestros estados de ánimo, muestras emociones y nuestros recuerdos.

Para mi el sentido del olfato está vinculado de una manera muy especial con el sentido de la pertenencia. Porque los olores no se olvidan y nos llevan en décimas de segundo a conectar con el olor de tu perfume, con la casa de tu madre, con los veranos de tu infancia, con las sábanas de la abuela, con la cena lista…

Hace ya unos años que me crucé con ellos en mi camino y han enriquecido enormemente mi mirada, mi trabajo y mi vida. Enseguida supe que habían llegado para quedarse y que quería formarme como aromaterapeuta. Puede parecer que no tiene nada que ver con mi trabajo pero no paran de enriquecerlo de muchas maneras diferentes.

En el camino hacia nuestra esencia necesitamos buenos aliados para acercarnos cada día un poco más a lo que realmente somos

Hace poco os explicaba en Instagram que, después de un tiempo reflexionando sobre cómo quería compartir lo que sé de aromaterapia, había decidido integrarlo en las partes de mi trabajo donde tengo un vínculo más cercano con vosotras. Como en la consultoría, los retiros o las News exclusivas de la Tribu Amoretti.

Aunque la parte más divulgativa en redes no termine de encajarme no quería dejar de hacer esta serie de tres post en el blog con las que para mi son las ideas básicas. Y tal vez, despertar la curiosidad en algunas de vosotras por un mundo tan apasionante como este.

Pronto os cuento más para que sepáis por dónde empezar,

PD: Esta es mi reflexión en Instagram sobre cómo voy a compartir los aceites esenciales y ya está listo nuestro retiro de otoño: Esencial donde, como puedes adivinar por el nombre, tienen un papel protagonista para descubrir el lenguaje del amor propio y el poder del auto-cuidado.

¿Tu que opinas?

¿Esta entrada te ha inspirado? Déjanos un comentario y cuéntanos tu opinión.

2 comentarios

  1. Andrea este post es fuente de sabiduría ❤️ Me encantan los olores de manera innata y nunca termino de encontrar formación para aprender más sobre ellos. Así que, deseosa de seguir esta línea de post tuyos!!

    Un abrazo,
    Mercedes

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de los hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrar publicidad relacionada con sus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar