La mudanza como ritual

Una mudanza es un viaje interior y una experiencia emocional más que ninguna otra cosa. Y eso ante la perspectiva de toda tu casa en cajas es mucho decir.

Algunas mudanzas después he descubierto que se parecen bastante a poner una mesa bonita. Y a cambiar de look. Durante muchos años, y sin importarme su significado exacto, la palabra mudanza me producía sensación de caos, de inestabilidad y de pérdida.

Siempre me ha llamado la atención lo rápido que se llevan las cosas los “señores de la mudanza”. En una velocidad de vértigo tu casa está v a c í a. Ellos no están apegados a tus cosas. Para ellos sólo son objetos que han de ser guardados y apilados de la manera más eficaz posible. Para ti son tu cable a tierra y el mundo que conoces hasta ese momento. Y se ha esfumado.

Algo empezó a cambiar en mi última mudanza cuando decidí empezarla por lo menos “material” y hice mis primeras cajas con los objetos más importantes para mi. Recuerdos, algunas cartas, los libros más especiales… Sin saberlo estaba empezando a vivirla como el ritual que en realidad es. Como la oportunidad de mirarte desde fuera y de hacer recuento de tus verdaderos tesoros.

La cocina, el sofá y hasta gran parte de tu armario son en realidad la parte más fácil de mudar. Todo va encontrando su nuevo lugar y generalmente nosotros lo vamos haciendo en paralelo.

Hay un tiempo de supervivencia durante las primeras semanas donde solo hay tres cosas que tienen que funcionar: la cocina, los baños y los armarios. Todo lo demás, incluida tú, necesitan algo más de tiempo para aterrizar de verdad en el nuevo lugar.

Andrea Amoretti. Platos 1
Andrea Amoretti. Platos 2

Poco a poco he ido transformando el significado de la palabra mudanza y con ella la manera de vivirlas. Ahora significa más bien un paseo por mi propia vida. Y cosas como estas:

  • Es llevarte todo lo que importa
  • Es descubrir la magia de la ligereza
  • Es compartir el proceso con los tuyos
  • Es disfrutar del orden
  • Es encontrar nuevos sueños
  • Es ilusión
  • Es cansarse
  • Es saber lo que tienes
  • Es mudar de piel
  • Es volver a empezar

Y se parece mucho a poner una mesa bonita y a vestirse con el mejor de los looks porque mezclas cosas de aquí y de allí, lo nuevo y lo viejo, las emociones con lo funcional y varios espacios y tiempos a la vez.

Una mudanza es una promesa de algo mejor. Y se cumpla o no sentirse preparado para vivirla es ya mucho ¿no crees?

¿Cuántas veces te has mudado? ¿Qué piensas de las mudanzas? ¿Qué cosas te han ayudado a convertirla en algo más llevadero?

¿Tu que opinas?

¿Este talk te ha inspirado? Déjame un comentario y cuéntanos tu opinión.

10 talks aquí y ahora

  1. Creo que las casas son para disfrutarlas aunque no estén siempre tan bien como nos gustaría… Nosotros ahora compartirmos salón con los miles de animales de mi hijo, parece que vivimos en mitad del zoo, pero verle a él disfrutar bien merece alguna pena de decoración

  2. Creo que he perdido la cuenta de cuantas veces me he mudado de casa y de ciudad. Y con cada mudanza, voy más liger a de equipaje. Equipaje físico y equipaje emocional. Porque aprendo a quedarme con lo esencial. Que cada vez es menos. Porque aprendo que lo esencial va conmigo y lo demás son tan sólo objetos que acompañan mi esencia: yo misma.

    1. Yo también tengo esa sensación… aunque yo me mudo con tanta gente que lo de ligero, ligero 🙂 Pero si creo que es una de las cosas buenas que le debo a mis mudanzas. Creo que sin ellas nunca me habría enfrentado a las “cosas” de las misma manera. Un besazo nómada!!

  3. En cuatro años he hecho 4 mudanzas y en esta última volvíamos a la que es casa propia, las otras eran de alquiler. Mis hijos ya independizados dejaban lo que había sido el hogar y nosotros volvíamos a él. Soy de la creencia que las casas te eligen y parece ser que nuestra casa nos volvía a llamar. Llo más duro fue deshacernos de tantas cosas guardadas, cosas que realmente no te sirven y que nunca utilizas. Pero también fue lo más liberador. En este momento llevamos a fecha de ahora 1 año en la casa de siempre pero que ahora es más ligera, con menos cargas. No sé si habrá un nuevo cambio pronto o más adelante, de momento disfrutamos de la nueva oportunidad que nos ha dado.

    1. Que bonito leerte y que bonitas esas segundas oportunidades. Yo sueño con una… no es la misma casa porque no era “nuestra” pero sí en el mismo lugar. Y tu historia me gusta doblemente por eso 🙂 Un abrazo!

  4. He perdido la cuenta de las veces que nos hemos mudado, pero la última fue hace tres años y está si marco un antes y un después. Ha sido un proceso lento pero ha valido la pena. Poco a poco he organizado la casa con las cosas que realmente son importantes y que necesitábamos, hemos dado, hemos tirado, hemos reciclado. Una de las mejores cosas ha sido hacer un vestidor y por lo tanto tener un armario ligero.

  5. Ya perdí la cuenta de cuántas mudanzas tengo, pero por suerte, me encantan! Las encuentro como una oportunidad para frenar, reconsiderar y volver a armar, incorporando aprendizajes y planificando una vida de cero. Poniendo mucha ilusión en el proceso. En este momento nos toca como familia mudarnos nuevamente, esta vez a UK y tengo unos meses para disfrutar del proceso. Esta vez necesito que sea en plan detox…siento la necesidad de sólo quedarme con aquello que realmente aprecio y/o necesito. De hacer una especie de “curadoría” de nuestras posesiones.

    1. Y cómo te entiendo… va a hacer tres años de la mía y ya tengo ganas de una mudanza que me ayude a darle una vuelta de tuerca más a la ligereza 🙂 Feliz mudanza a esta isla curiosa!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar